Noticias:El mercado de Sant Antoni

El mercado de Sant Antoni abrirá en abril del 2018

La confluencia de Tamarit con Borrell albergará una gran plaza pública de 2.000 metros cuadrados


El ayuntamiento desencalla con los operadores la reubicación del dominical de libros


PATRICIA CASTÁN / BARCELONA

zentauroepp38586950 mercat sant antoni170524181840

Imagen virtual del nuevo espacio pacificado en el entorno del mercado, en Tamarit Borrell. /

ras muchas previsiones fallidas y más de ocho años de obras, el mercado de Sant Antoni  tiene por fin fecha definitiva de estreno: abril del 2018. El ayuntamiento, que preveía la apertura a finales de año o principios del que viene, ha optado por realizar primero la reurbanización del entorno y ejecutar el montaje para el mercado de libros, de modo que todo se inaugure a la vez. El interior quedará listo a final de año para que los paradistas instalen sus puestos.
La recta final de obras tenía pendiente la organización del mercado dominical de libreros, para el que se ha llegado a un acuerdo tras meses de discusión. La Associació Profesional del Mercat del Llibre Dominical de Sant Antoni ha aceptado el diseño para desencallar los trabajos, pero se quejan de un espacio ajustado, que querrían más ancho. Aspiran a ganar una decena de nuevos operadores tras haber recuperado unas 20 paradas amortizadas e introducir nuevos libreros con productos de los que ahora hay poca oferta. Serían unos 90 en la nueva ubicación, calcula Joan Mateu, su presidente.
La venta de libros se realizará bajo cuatro tramos de marquesina (no unidos) en los amplios espacios o plazas que han quedado liberados entre las aspas que dibuja la planta del mercado. Las marquesinas serán de estructura metálica, de tres metros de altura, con una cobertura más ligera para proteger del viento y la lluvia, con un total de 464 metros lineales. En el tramo de Urgell será retractil, mientras que en el resto serán fijas.

PLATAFORMA ÚNICA

En lo referente a la urbanización del espacio público, el ayuntamiento ha presentado este miércoles a los vecinos los proyectos sobre los que trabaja, tras un proceso participativo. Como ya se anunció, se dará usos ciudadano a las placitas resultantes tras eliminar los antiguos patios. La novedad es que se ganará una gran plaza de 2.000 metros cuadrados en la confluencia de Tamarit con Borrell, en plataforma única y sin desniveles con las plazas que rodean al mercado.
El espacio se distribuirá en una franja de al menos cuatro metros para la circulación mixta de coches y bicis, y en algunos momentos también para peatones. También habrá un tramo de cinco metros de ancho ante las fachadas de los edificios y una franja longitudinal en cada calle, de cinco a seis metros de ancho, para vegetación y zonas de descanso.